Search
  • adrianahumanes

El día que nadé en Ongeim'l Jellyfish Lake


Ser biólogo marino es un trabajo que me permite visitar lugares espectaculares a los que muchas personas no tienen acceso, como los increíbles arrecifes en el Archipiélago de Los Roques (Venezuela), la impresionante Gran Barrera de Coral (Australia) o las espectaculares aguas de la Antártida.

Fotos: Cayo de Agua, Los Roques National Park (arriba), somewhere in the Great Barrier Reef (abajo izquierda), Paulet Island, Antarctica (abajo derecha) (Adriana Humanes).


Mi actual trabajo como Investigador Postdoctoral en la Universidad de Newcastle (Reino Unido) en el Laboratorio Coralassist, me ha brindado la oportunidad de trabajar en Palau, donde se desarrolla nuestro proyecto de investigación. Palau es un país conocido por sus acciones en pro de la protección del medio ambiente, siendo el primer país en el que los turistas deben firmar un documento legal antes de ingresar al país mediante el cual la persona se comprometen a conservar los ecosistemas naturales de sus islas.



Los principales visitantes que recibe Palau son buzos e investigadores, quienes llegan atraídos por los increíbles arrecifes coralinos que han escapado de los eventos de blanqueamiento masivo que han afectado a la gran mayoría de los arrecifes a nivel mundial durante la última década. Otra atracción natural emblemática de Palau es el lago Ongeim'l Jellyfish Lake (o lago de las medusas).



Recuerdo que cuando era adolescente vi una foto en la revista National Geographic que me llamó la atención, en la que miles de medusas rodeaban a una chica que practicaba apnea en el lago Ongeim'l. La primera vez que visité Palau en 2017 me enteré de que la población de medusas en el lago había disminuido a números extremadamente bajos, pasando de 30 millones en su punto máximo en 2005, a casi cero durante la intensa sequía de 2016. Como resultado, no se ofrecían visitas guiadas al lago y algunos lugareños atribuyeron la disminución del turismo durante los últimos años a la pérdida de esta atracción natural. Los científicos que han investigado el proceso, han encontrado una correlación entre El Niño y la disminución de la población de medusas a partir de 2006, ya que el aumento de la temperatura del agua llevó a una disminución en el crecimiento de algas, una importante fuente de alimento para las medusas. Es por esto que los palauanos siempre están agradecidos y sonrientes cuando llueve, ya que la recuperación del lago de medusas podría depender de la disminución de la temperatura del agua en el lago. Los efectos del cambio climático como consecuencia de las actividades humanas están afectando no solo a nuestros ecosistemas, sino también a nuestra vida diaria, y el lago de las medusas es un buen ejemplo de esto. Junto con los arrecifes de coral, el lago de medusas podría ser un ejemplo de ecosistemas que futuras generaciones no tendrán la fortuna de visitar y conocer como los hemos conocido nosotros.


Foto: Ullong Channel Reef, Palau 2017, (Helios Martinez)

En febrero del corriente año, cuando me estaba preparando para regresar a Palau para el trabajo de campo de este año, me sorprendí cuando Eveline, una de las estudiantes de doctorado de nuestro grupo de investigación, publicó hermosas fotos de Ongeim'l Jellyfish Lake, donde se podían ver agrupaciones de estas increíbles criaturas. En ese momento yo no podía creer que la población de medusas hubiera regresado, imaginaba que quizás solo unos pocos cientos de individuos estaban presentes en el lago. Finalmente llegó el día, y el 7 de marzo fui a nadar a Ongeim'l Jellyfish Lake. Cuando salté al lago no podía creer lo que estaba viendo. Estaba rodeado de miles de medusas doradas de diferentes tamaños que nadaban con delicados movimientos. ¡Cada sitio a donde dirigía mi vista veía medusas y mas medusas! ¡Era como nadar en una sopa de frijoles de 1,71 millones de m3! Esta fue la primera vez que vi la recuperación de una población marina después de casi llegar a la extinción debido a los impactos de las actividades humanas, lo cual me sorprendió muchísimo. Parecía como que nunca hubiese pasado nada en el lago y que la armonía y el equilibrio que actualmente dominan este ecosistema siempre hubiesen estado allí. Creo que este es un gran ejemplo de que la dinámica de las poblaciones cambia cuando se elimina el factor de estrés o cuando estos disminuyen en intensidad y/o frecuencia. Además es claro que la resistencia es una propiedad emergente de los grupos de individuos de una misma especie.


Foto: 1era Lulu, 2nda, 3era, 4ta and 5ta Adriana Humanes


El mismo día que tuve la oportunidad de presenciar esta espectacular recuperación de la población de las medusas en un escenario tan hermoso, mi país, Venezuela estaba experimentando un corte eléctrico general, o como lo llamamos nosotros, un apagón. Un área de 159,542 km2 donde viven 32 millones de personas, estuvo sin suministro de energía eléctrica durante al menos 5 días (en algunos lugares no hubo energía durante 10 días), lo que causó serios problemas en los hospitales, la industria, el transporte y el servicio de agua, y al menos 43 personas resultaron muertas. Los cortes de energía han ocurrido con frecuencia en el interior del país durante los últimos 20 años, pero nunca habían ocurrido durante períodos tan largos y a la gran escala espacial con la que ocurrió en esta semana de marzo. Este apagón no fue un evento aislado causado por factores naturales desconocidos, sino el resultado de un régimen de gobierno corrupto que ha destruido los suministros de servicios básicos para los venezolanos. Durante los últimos 20 años, Venezuela ha estado bajo un régimen gubernamental que viola los derechos humanos a diario y se ubica en el lugar 169 de 180 países según el Índice de Percepción de la Corrupción de 2017 (Transparency International). Como resultado, Venezuela atraviesa una crisis humanitaria, económica y política y alrededor del 7% de la población ha abandonado el país. Esta crisis migratoria ha empeorado desde 2015 y representa uno de los mayores movimientos de población en la historia de América Latina. El éxodo impacta incluso a aquellos que no se han ido, debido a que muchas escuelas, centros médicos e industrias han cerrado sus puertas debido a la falta de personal. La migración de Venezuela se ha comparado con la migración forzada que resultó de la guerra civil en Siria que comenzó en 2011. Aunque la inmigración de Venezuela a otros países empezó en la década de 2000, la ola más reciente de migración incluye a aproximadamente 2 millones de personas. Yo formo parte de este 7% de las personas que abandonaron Venezuela debido a la crisis actual en busca de mejores oportunidades para construir mi futuro. Espero que de la misma manera en que la población de medusas en el lago Ongeim'l se ha recuperado de los efectos de El Niño, Venezuela pueda recuperar la democracia y vuelva a ser un país que ofrezca un futuro próspero a sus habitantes. Como uno de los investigadores que trabaja conmigo me dijo el día que visitamos el lago "se sabe que las medusas son organismos resistentes, un factor clave para la restauración de la densidad de la población a sus valores normales", espero que los venezolanos también logremos recuperar la democracia, volver a ser un país de oportunidades, pero más aún, espero poder presenciar el cambio.

0 views
  • Google
  • Reaserachgate
  • Black YouTube Icon
  • Black Twitter Icon
  • Instagram Basic

Adriana Humanes copyright © 2019 adrihumanes@gmail.com